From the blog

«No menosprecies el poder de lo absurdo» Future man

Director: Hace unos días celebré que hemos incrementado los ingresos en la empresa y hoy estoy aquí. No quiero menospreciarla, pero no entiendo nada. Ahora resulta que hay que ser un líder innovador con voz en linkedln. Ya no basta con hacer un trabajo excelente de puertas para adentro, hay que mostrarlo al mundo. Yo soy un hombre de Cromañón con las redes sociales. Haría mejor pinturas rupestres con un pie que socializar en linkedln.

Coach: ¿Por qué aceptó a venir?

D: Porque no sé qué pensar. Por un lado, creo que tengo razón: por qué cambiar nada si todo marcha. Pero, por otro, pienso que soy de la vieja escuela y me estoy quedando atrás.

C: ¿Cuál cree es el mensaje de su duda?

D: Creo que si dudo es porque me niego a hacer lo que me gustaría. Y lo que me gustaría es avanzar. Los tiempos están cambiando y necesito adaptarme.

C: Entremos, pues, en el terreno del autoconocimiento.

Piense en varios líderes que para usted sean innovadores, ¿cómo los definiría?

D: Como personas que inspiran, abiertos al cambio y a hacer grandes cosas por la humanidad.

C: ¿Suele veranear usted en el mismo sitio todos los años?

D: ¿Cómo lo sabe? ¿A qué viene eso?

C: No te preocupes, lo irás entendiendo.

 Dime, ahora, tres conductas fundamentales que favorezca a la innovación.

D: Ser arriesgado, creativo  y  apasionado con lo que se hace.

C: ¿Es arriesgado para usted veranear cada año en el mismo sitio?

D: Hay que salir de la zona de confort. Vas por ahí, ¿no?

(Ambos esbozamos una sonrisa cómplice)

C: ¿Cree que es creativo veranear cada año en el mismo sitio?

D: ¿Tan aburrido cree que soy? Ya he dejado de jugar a la petanca.

C: ¿Qué sentimientos le produce veranear en el mismo lugar?

D: Confort, control y tranquilidad de volver a los restaurantes que sé que se comen fenomenal.

C: ¿Existe relación entre estos sentimientos que acabas de mencionar y las conductas necesarias que citaste para poder ser innovador?

D: Viéndolo por escrito, creo que son incluso opuestos. Yo sería más bien el anti-líder innovador. (Se ríe)

C: ¿Quién sería usted sin miedo? ¿Se atrevería a ser inspirador, abierto al cambio y a hacer grandes cosas por la humanidad?

D: Creo que usted tiene mucho trabajo que hacer conmigo.

C:  Pues, no hay tiempo que perder. Lo primero que va a hacer cuando llegue a su casa es coger un papel y un boli y empezar a planear otro viaje para este verano, que no sea el de siempre ; lo segundo, se va a quitar la raya de al lado de tu peinado y la chaqueta de pana.

D: Las he llevado toda mi vida.

C: Por eso.

(Nos reímos a carcajadas)

D: Esto si que no me lo esperaba. ¡ Es absurdo!

C: No menosprecies el poder de lo absurdo. De hecho, esta palabra la vamos a tener, a partir de ahora, muy presente. Lo absurdo deja de serlo cuando funciona. ¿Hay algo más creativo que lo absurdo?

D: ¿En serio es necesario hacer esto? Existen líderes innovadores, más sosos que yo, que han creado grandes cosas sin salir de su casa. Se me viene a la cabeza Edison, o si hablamos de estilismo, aún más soso es el creador de Facebook que, por no perder tiempo en pensar qué ponerse, lleva siempre una camiseta negra.

C: Edison dejó su hogar y se fue a otra ciudad a la aventura, sin un duro, para poder vivir como inventor. Así que, este ejemplo no me vale. Por otro lado, ¿no le parece diferente (innovadora) la decisión de Mark Zuckerberg? ¿Quién hace eso?   Si quieres hacer lo de siempre, no esperes resultados diferentes. Su apariencia sigue apegada al pasado, a lo conocido, a tu zona de confort, y vamos hacia lo desconocido. ¿Quieres que haya coherencia entre lo que expresa y como se muestra al mundo.?

D: ¿No me pondrá una chaqueta con flores?

C: El look lo elige usted, future man.

D: ¿»Future man»? ¡Me gusta!. Creo que se lo está pasando pipa a mi costa.

C.: Con su sentido del humor todo va a ser muy fácil y divertido.

D: ¿Y qué va a cambiar en mí que cambie mi aspecto de afuera?

C: Le recordará que tiene que cambiar sus creencias de adentro. En concreto, sus miedos a los cambios, a equivocarse y  al qué dirán, y el miedo que subyace en ellos tres: no ser aceptado.  Un cambio interior Imprescindible para crear el ambiente idóneo en el trabajo que haga florecer las ideas y para que puedas vivir en la libertad de expresarse como quiera. Hasta que no le importe un pimiento el qué dirán, no podrá ser libre, y la creatividad necesita libertad.

(Se trabaja durante meses la gestión de dichos miedos, la mentalidad innovadora y la implicación de ésta con su equipo)

Linkedln

C: Su jefe quiere que sea el portavoz mediático de su negocio, ¿no cree que es un privilegio?

D: Me siento orgulloso de los logros conseguidos para la compañía. Si en algo soy creativo es en solucionar problemas. Aún así, creo que mi mejor contribución está por llegar. En cuanto a Linkedln, me gustaría expandirme en la red, no limitarme a mis contactos, pero no sé qué decir ni cómo hacerlo. Me siento ridículo participando.

C: ¿Cree que aporta valor a la empresa?

D: ¡Claro!

C: Si aporta el valor de su experiencia, ¿qué teme?

D: La falta de aceptación, supongo.

C: ¿Valora su criterio en función de opiniones ajenas?

D: No quiero hacer el ridículo. La empresa no es mía y no quiero meter la pata.

C: ¿Qué es lo peor que le puede suceder si se ríen de usted?

D: Que me hagan un titular y se rían de mi hasta en la España despoblada. Me preocupa la difusión de lo tontaco que puedo llegar a ser. Lo positivo sería que tendríamos más visualizaciones. ¿Te has fijado que lo negativo (burlas y críticas destructivas) se difunde más rápido que lo positivo (halagos o críticas constructivas?

(Quienes más miedo tienen a ser ridiculizados son quienes más suelen reírse de los demás. Menospreciando lo que no nos atrevemos a hacer mostramos nuestros complejos e inseguridades. Es una manera de decir «como no me siento capaz de hacer lo que haces tú, lo menosprecio o critico para que mi ego se sienta por encima, precisamente, porque se siente por debajo.)

¿Podría decirme alguna reflexión personal sobre su trabajo?

D: Le digo alguna que he pensado últimamente: “Creemos que hacer un trabajo de manera excelente es suficiente, pero no lo es si no te adaptas a los nuevos tiempos porque habrán otros que lo hagan igual de bien que tú, con el valor añadido, de estar abiertos a lo que demanda la mentalidad de la era digital”

C: ¡Felicidades! ¡ Es genial!. ¿Has visto que fácil? ¿Cree que esta frase le da personalidad a su empresa?

D: Creo que empieza una nueva etapa.

Meses más tarde:

“El nuevo look me sienta fenomenal. A mi mujer le encanta, dice que me ha rejuvenecido en todos los aspectos. En el último viaje, hemos ido de safari y hasta me he atrevido a convivir con los masáis. Mi mujer se reía al verme darle a los jefes del clan mis tarjetas de visita con mi dirección de linkedlin.

«He desempolvado mi guitarra, que no toco desde la juventud, y  estoy creando mis propias melodías. Nunca pensé que hacerlo me aportaría tantas nuevas ideas para el negocio. Está funcionando  en la empresa un espacio de música donde toco con otros compañeros/as, y  de estos momentos de diversión han surgido ideas para proyectos interesantes”

“Una de las cosas que me aporta la mentalidad  “No menosprecies el poder de lo absurdo”, que sigo trabajando  con la coach, es que se me ha abierto tanto la mente que no juzgo ningún tipo de opiniones ajenas. Es más, animo a mi equipo a que piense en cosas arriesgadas. Jugamos al juego de lo absurdo, que consiste en empezar con la pregunta «¿y si hacemos tal cosa?» Nos reímos muchísimo de los comentarios tan locos que se llegan a decir. Os puedo asegurar que ha ayudado mucho para modernizar a la compañía, ya que, a algunas de esas ideas disparatadas se les acaba encontrando una lógica o relacionando con otra cosa, y ¡eureka!

“Ahora, la empresa tiene voz en las redes. Está teniendo muy buena aceptación el hecho que aporte mi experiencia y los resultados de la transformación. El mundo se ha cansado de la información, hay demasiada. La gente quiere historias que inspiren. Gracias a que he ido perdiendo mis miedos, me he convertido en un referente. ¿No es fantásticos? Para mi jefe represento el espíritu de la compañía. Como ve que funciono, incluso por encima de sus expectativas, me deja el cielo abierto.

 Jamás pensé que llegaría a decir esto: Me siento bien en la incertidumbre y con esta chaqueta florida. (Esboza una gran sonrisa)

Future man

Inspirado en una historia real

Sara Molina Rojas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *